Nuestras nieves y helados nacen en el Cine Roxy de Guadalajara gracias al recuerdo que Don Carlos Gallardo tenía de la nieve de limón de color blanco que compraba cuando era niño en la Barca, Jalisco. Inspirado en ella, se dio a la tarea de buscar sabores y recetas para crear verdaderas nieves y helados artesanales mexicanos, los cuales vendía en el pórtico del cine.

En 1946 nace en la Colonia Condesa de la Ciudad de México la primera Nevería Roxy, como una fuente de sodas, y no como una heladería o nevería en la que simplemente se expenden helados o nieves, lo que hace de las visitas a la Nevería Roxy toda una experiencia.

Mientras Don Carlos despachaba en la barra, su esposa Doña María Luisa Rubio se dedicaba a preparar las nieves, helados, y mermeladas, cuya inspiración y dedicación sentaron las bases de lo que actualmente es la Nevería Roxy. Muchos de nuestros clientes aún recuerdan con cariño a Don Carlos y a Doña María Luisa conversando y conviviendo con todo aquel que entraba a la nevería,

Nevería Roxy, hasta la fecha controlada por los sucesores de Don Carlos y doña María Luisa, ha sido y es una empresa familiar orgullosa de su tradición, orígenes y de poder servir a la población de esta gran ciudad que es la Ciudad de México.

Durante más que 70 años en Nevería Roxy hemos elaborado nuestras nieves y helados de la misma manera que Don Carlos y Doña María Luisa. Todas las semanas nuestro personal acude a la Central de Abasto y al Mercado de La Merced a seleccionar cuidadosamente la fruta de temporada y de la mayor calidad que será usada en la elaboración de nuestras nieves y helados.

Esperamos que todos los que nos visiten disfruten los helados y nieves que son el resultado de un proceso verdaderamente auténtico, laborioso y artesanal.